Nuestro modelo, basado en la experiencia escandinava y británica, otorga gran importancia al desarrollo integral de las personas. En La Tribu no buscamos que los participantes adquieran unos conocimientos concretos o que se comporten de una manera específica. Lo que buscamos es contribuir a un desarrollo equilibrado y completo donde el respeto, la autonomía, la resiliencia, el pensamiento crítico, la confianza en uno mismo y la curiosidad son clave.

El desarrollo integral es:

Social

Me relaciono con otras personas desde la empatía y el respeto. Practico la escucha activa. Intelectual
Proceso información y ejercito la memoria. Resuelvo problemas de forma creativa y efectiva. Tomo mis propias decisiones.

Emocional

Identifico, entiendo y gestiono mis emociones y las de las personas que me rodean. Espiritual
Reflexiono sobre distintos temas y me hago preguntas filosóficas.

Físico

Controlo y entiendo la fortalezas y límites de mi cuerpo. Trabajo mis habilidades motrices.