En La Tribu fomentamos una reconexión real y profunda con lo natural pues no sólo necesitamos de la naturaleza para sobrevivir sino que nosotras mismas somos naturaleza.

El Trastorno por Déficit de Naturaleza, acuñado por Richard Louv, está cada vez más presente en nuestros hogares y escuelas. Un trastorno provocado por la falta de contacto directo con la naturaleza que perjudica nuestra capacidad de atención y bienestar emocional. Además, esta desconexión impide la creación de los vínculos necesarios para generar en nosotras el deseo de proteger nuestro entorno natural y ,por tanto, el planeta.

Pero a grandes problemas, grandes soluciones y como sabemos la naturaleza es sabia… La Teoría de la Restauración de la Atención de Rachel y Stephen Kaplan nos muestra que nuestra capacidad de concentración mejora considerablemente tras pasar un tiempo en la naturaleza. Además, la Universidad de Exeter demostró recientemente (2019) que pasar dos horas a la semana en la naturaleza mejora sustancialmente nuestro bienestar físico y mental, ¡Aunque lo único que hagamos sea sentarnos en un banco a mirar el paisaje!.

No es casualidad que, si tienes un problema de salud físico o mental, en un hospital japonés te receten un Baño de Bosque (shinrin-yoku) y en uno británico un curso de jardinería. En esta línea, la Bosque Escuela tiene una enorme presencia en Escandinavia, Reino Unido y muchos otros países del mundo.